El San Agustín y el Cabueñes ofrecen visitas guiadas al área de Maternidad

De todos los temores que pueden inquietar a una mujer embarazada, quizá el más importante sea el temor al momento del parto. Las madres que ya lo han pasado entienden bien esa frase que se dice  habitualmente, «que la hora sea corta». Y aunque nadie puede despejar dudas sobre cómo va a ser un parto en concreto, porque cada uno es distinto, lo que sí pueden los profesionales es permitir que las futuras mamás y papás se familiaricen con el entorno en el que van a tener que vivirlo.

Ese es el objetivo de las visitas guiadas al área de Maternidad, que algunos hospitales asturianos han comenzado a ofrecer en los últimos meses. La iniciativa tiene resultados muy positivos, ya que los participantes agradecen esta oportunidad de quitar el miedo a lo desconocido. El Hospital Universitario San Agustín de Avilés comenzó a realizar estas visitas guiadas en mayo de 2017, y el Cabueñes de Gijón se sumó en febrero de 2018. La experiencia de estos dos centros puede abrir el camino para que se sumen todos los hospitales de Asturias.

Recorrido acompañados de las matronas

Los participantes en estas visitas, acompañados de matronas del centro, tienen la oportunidad de recorrer todas las instalaciones del área de Maternidad. Y así visitan la consulta de monitores, el paritorio, habitaciones en planta, las salas de lactancia para neonatos... Cada hospital tiene sus singularidades, y así por ejemplo en el San Agustín, a diferencia de otros centros, la sala de empuje es la misma donde se da a luz. Esto es posible gracias a las camas, que se transforman a conveniencia y permiten a la parturienta adoptar la postura más adecuada.

Según aclaró un portavoz del Principado en el momento de comenzar las visitas en Cabueñes, el objetivo de este programa es «informar a las futuras madres sobre este proceso asistencial, aclarar posibles dudas, ayudarlas en la topa de decisiones y minimizar todo lo posible la ansiedad que puede generar el momento de dar a luz«. Las visitas son fruto de la colaboración entre los equipos de matronas de atención primaria y hospitalaria, y pretenden favorecer que las mujeres afronten de forma lo más positiva posible el momento del parto.

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *