Lactantes que ingresan con sus madres

Que un lactante ingrese en el hospital cuando la madre vaya a dar a luz a un segundo bebé es la iniciativa pionera a la que accedió el Hospital San Agustín de Avilés a requerimiento de una madre, Carla Reyes Martínez. Su hijo Eiden tenía 28 meses cuando llegó al mundo su hermano Liam, y ella pasó buena parte de su segundo embarazo preocupada. «Lo habitual es que los niños se queden con la abuela o con otra persona del entorno… pero para mi no era una opción», explicó la madre en un acto vinculado a la Semana de la Lactancia.

Comenzó entonces su búsqueda, y así descubrió que en la Carta del Derecho de Hospitalización de los Niños se detalla que cuando ingresa en el hospital un lactante tiene derecho a que su madre ingrese con él. ¿Pero si era al revés la historia? Con el objetivo claro de poder amamantar a sus dos bebés tras el parto planteó por registro la petición en el Hospital San Agustín, que es donde iba a dar a luz. Y la respuesta fue que sí.

«El hecho de que Eiden se quedara los dos días de ingreso conmigo permitió que les pudiera dar el pecho a los dos desde el primer momento, ese favorece un vínculo entre ambos. No tengo más que palabras de agradecimiento, y los esfuerzos de todos permitieron que pudiera hacer una lactancia tándem«.

Ingreso tras dar a luz

Por unas circunstancias diferentes, también la avilesina Irma Merayo ingresó a su bebé con ella. En su caso tras el parto de su segundo hijo (y recibir el alta hospitalaria) tuvo que volver a ingresar a los pocos días. «La ginecóloga que me atendió me dio la oportunidad de venir con el pequeño. No lo pensé dos veces, no quería cortarle la lactancia». El ingreso se alargó 15 días. «Fue lo que me salvó, tenerlo allí conmigo», confesó.

Merayo resaltó, además, la diferencia de trato que notó en su segundo parto respecto al primero, con una diferencia de menos de cinco años. «En el centro de salud, el de La Magdalena, me prestaron mucha más atención, tuve una visita previa al hospital… Creo que se están haciendo cambios muy positivos». Por último,y en consonancia con la celebración de la Semana de la Lactancia, animó a las madres a no dejarse llevar por presiones para pasarse al biberón: «No os dejéis presionar por el entorno o por lo que digan los demás. Si estáis bien el bebé y la madre, eso es lo más importante».

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *