Cabárceno, un zoo diferente

Exhibición de leones marinos en el parque de Cabárceno.
Exhibición de leones marinos en Cabárceno.

¿Cabárceno con bebés? Sí, pero solo desde que son conscientes de lo que les rodea, para que puedan sorprenderse de cada descubrimiento. A partir de los 2 años ya es una buena edad para que tomen contacto con la fauna salvaje en este parque de la naturaleza, con el que Cantabria ha puesto una pica en Flandes en lo que se refiere a aunar turismo, naturaleza y reconversión de un espacio explotado por la minería.

Elefantes, cebras, avestruces, camellos, gorilas… Y así hasta 41 especies distintas de animales (en torno a un millar de ejemplares) habitan en este recinto de 750 hectáreas ubicado a menos de dos horas del centro de Asturias. Ideal para pasar un día diferente.

Los gestores del parque (la sociedad pública Cantur) saben perfectamente quienes son sus clientes principales: los niños. Y son bienvenidos. Hasta los 4 años la entrada es gratuita, los baños tienen cambiador y en las zonas de cafetería se ofrecen microondas para que quien lo desee pueda calentar los potitos.

Accesibilidad

Teleférico de Cabárceno.
Niños en una cabina del teleférico de Cabárceno.

Pero además el parque es totalmente accesible. Las sillitas de bebés tienen acceso a todas las instalaciones que se pueden visitar, e incluso pueden entrar en las cabinas del teleférico que comenzó a funcionar hace dos años y que supone un nuevo aliciente en Cabárceno. Otra buena forma de entrar con los bebés en las telecabinas es mediante algún sistema de porteo, así resulta mucho más cómodo a la hora de subir y de bajar, ya que hay que hacerlo en marcha.

La puesta en marcha de las dos líneas de teleférico ha supuesto un debate político ya que supone, en la práctica, la privatización de una parte del parque de Cabárceno, al quedar en manos de una empresa privada. Y ha implicado también un encarecimiento del precio de entrada. La tarifa de adultos, en temporada alta, es de 30 euros, mientras que la infantil (de 4 a 12 años) es de 17 euros. Y el teleférico va incluido. El coste es elevado, pero resiste la comparación con otras instalaciones similares.

El precio, la única pega

Hierba de la Pampa, en Cabárceno.
Ejemplares de cortaderia selloana en Cabárceno, sobrevoladas por las cabinas del teleférico.

El precio es la única pega para esta atracción que permite a los niños conocer los animales en un hábitat mucho más amable que un zoológico. Y para los adultos preocupados por el entorno natural permite también comprobar cómo la cortaderia selloana (conocida como hoja de la Pampa, o plumero), una peligrosa especie invasora que asola el norte de España, campa a sus anchas por los seductores paisajes rojizos descarnados por la acción minera.

¿Puntuación? Pese al precio, y teniendo en cuenta el gasto que supone tener a 400 trabajadores en plantilla y alimentar diariamente a un millar de animales, Cabárceno es, para Guiabebé, un lujo. Eso sí, no estaría de más una buena sala de lactancia, con espacio confortable para alimentar a los bebés. La consideración final, teniendo en cuenta ese pero, es de cuatro chupetes.

 

Puntuación cuatro chupos

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *