Si vas a viajar a destinos exóticos, infórmate sobre el virus Zika

La infección de la picadura del mosquito Aedes puede pasar inadvertidas para la embarazada pero provocar graves secuelas para el feto

La enfermedad por virus Zika es producida por un virus transmitido por la picadura de mosquitos del género Aedes. Y es una amenaza que las embarazadas han de tener en cuenta, sobre todo si van a viajar a destinos exóticos. En España se identificó por primera en 2004 en Barcelona y, desde entonces, se ha extendido por todo el litoral mediterráneo. En la actualidad se han localizado ejemplares en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Baleares, País Vasco y Aragón.

El 1 de febrero de 2016, la OMS, tras valorar la magnitud de expansión de la enfermedad en Latinoamérica y el Caribe, y la fuerte sospecha de una relación causal entre la infección por Zika en el embarazo y la ocurrencia de casos de microcefalia (cabeza de tamaño reducido), ha considerado la situación actual una Emergencia de Salud Pública de importancia internacional.

Transmisión del virus al feto

El virus Zika se transmite por la picadura de un vector (generalmente mosquitos). Pero existen evidencias de que es posible la transmisión al feto, a partir de madre infectada, de forma transplacentaria o durante el parto. También se ha detectado el virus en sangre, saliva, orina, semen y leche materna. Aunque esta última se considera muy poco probable.

El periodo de incubación es de 3 a 12 días, con un máximo de 15 días. Una vez aparecen los síntomas, el infectado puede transmitir la enfermedad durante los 3 y 5 primeros días. La sintomatología de la enfermedad es un cuadro clínico leve, con una duración media de 2 a 7 días, y se caracteriza por:

  • Fiebre moderada
  • Exantema maculo-papular (desde la cara al resto del cuerpo)
  • Artritis o artralgia pasajera (articulaciones pequeñas como manos y pies)
  • Hiperemia conjuntival o conjuntivitis bilateral
  • Mialgia
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza

Es importante tener en cuenta que son frecuentes las infecciones asintomáticas. La estimación es que uno de cada cuatro casos infectados desarrolla los síntomas. En términos generales, los casos se resuelven sin complicaciones graves y las tasas de hospitalización son bajas.

Malformaciones neurológicas

El problema radica en aquellos casos de mujeres embarazas, por los riesgos para el feto asociados a la enfermedad. Y es que la infección por Zika se ha relacionado con la aparición de malformaciones neurológicas en recién nacidos de madres infectadas durante el embarazo. Análisis realizados en muestras de líquido amniótico de embarazadas con signos fetales de microcefalia han resultado positivos para virus Zika.

Por tanto, se recomienda a los viajeros que se dirijan a zonas endémicas o epidémicas que soliciten información sobre el riesgo de infección. Se trata, fundamentalmente, de países africanos, asiáticos y del centro y sur de América. En la siguiente dirección se actualiza la información mundial referente a las zonas afectadas por esta enfermedad, así como las recomendaciones si vas a viajar a alguno de estos destinos exóticos estando embarazada:

http://www.cdc.gov/zika/geo/index.html

 

Eva Monteserin

Una vida es mucho más que una profesión. Licenciada en Filosofía, me dedico a la Publicidad pero a donde siempre vuelvo es al mar. Desde que nació mi hija he descubierto un nuevo mundo de inquietudes y alegrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *