Asturias ya practica el «piel con piel» en todos los hospitales

Todos los hospitales asturianos ya ponen en práctica el «piel con piel». Esta técnica supone colocar al recién nacido en contacto con la piel de la madre inmediatamente después del parto. Y mantenerlo al menos una o dos horas, o hasta que haya realizado la primera toma. Así lo indicó en un reciente acto sobre lactancia materna la doctora Teresa González, del Hospital de Cabueñes. Esta práctica supone un cambio radical al sistema tradicional, propenso a alejar al bebé de la madre.

Para poder hacer el «piel con piel» tienen que darse las siguientes circunstancias: que la madre quiera, que haya buen tono muscular, que el bebé llore y respire sin dificultad y que el líquido amniótico sea claro. Todo esto en partos normales, ya que si hay cesárea la madre no podrá hacerse cargo del bebé. En esos casos será el padre quien, al menos en algunos hospitales, tenga la posibilidad de ofrecer el «piel con piel».

Trascendencia inmensa

La trascendencia, según afirmó González, es «inmensa», ya que se establece una impronta afectiva, pero no sólo por eso es de gran importancia. «Es un momento diseñado especialmente para que todo funcione. Todos los niveles hormonales de la madre, de adrenalina, endorfinas y oxitocina, van a favorecer el inicio de la lactancia materna y un buen inicio del establecimiento de un vínculo afectivo. No quiere decir que un niño que no tenga piel con piel precoz no vaya a tenerlo, pero le va a costar un poquito más».

Los beneficios fisiológicos de esta práctica son varios: acelera la estabilización de la temperatura, los niveles de glucosa, se regulariza la respiración, aumenta la saturación de oxígeno, disminuyen episodios de apnea… Además incrementa el éxito de la lactancia materna el periodo de alerta del recién nacido, donde se despierta su instinto.

En cuanto a los beneficios psicológicos, disminuye la ansiedad, el tiempo de llanto del bebé, y se establece el vínculo adecuado, además de permitir que la madre gane confianza con ese primer contacto.

«El contacto piel con piel se ha generalizado y en Asturias lo hacemos en todos los hospitales. Que lo hagamos por el libro de no separarlo cuando la madre pasa de una cama a otra depende del hospital y de los recursos«, concluyó la doctora González.

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *