Si el bebé tiene gripe, olvídate de los antibióticos: no valen para nada

La gripe es un virus que afecta a las vías aéreas y que es muy contagioso. Y los bebés no se libran de ella. ¿Tienes claro qué hacer si ocurre? Los pediatras sostienen que el mejor sitio para pasar la gripe es en casa, y recuerdan que los antibióticos no sirven de nada. Porque los antibióticos actúan únicamente si hay bacterias, no si hay virus. Lo único que se puede suministrar para aliviar las molestias, en el caso de que sean excesivas,  es un antitérmico: paracetamol, ibuprofeno o metamizol.

Según las recomendaciones divulgadas por los doctores Rafael Jiménez Alés, María Pilar Lupiani Castellanos, Alicia Berghezan Suárez y el Grupo de Patología Infecciosa, todos ellos de la Asociación Española de Pediatría, aunque la gripe causa un gran malestar, es muy raro que el cuadro sea grave. Por eso no conviene abusar del sistema sanitario, y la mayor parte de las consultas se pueden resolver por teléfono.

Estas son las claves para saber si es gripe

  • Los efectos en el aparato respiratorio son más fuertes que si se tratara de un catarro.
  • Suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos.
  • Otros indicios asociados son el malestar general, el dolor de cabeza, dolores por todo el cuerpo, falta de apetito, tos seca, nariz tapada o con mocos y molestias en la garganta.
  • En niños puede aparecer también dolor de oído, nauseas, vómitos y diarreas.
  • Tómatelo con paciencia. La fiebre y los dolores musculares suelen durar entre 3 y 5 días, pero la congestión, la tos y el cansancio se pueden prolongar hasta dos semanas después del inicio del proceso.

El Ministerio de Sanidad considera pacientes de riesgo a los niños con enfermedades crónicas. Para ellos, igual que para las mujeres embarazadas, está aconsejada la vacuna.

Los pediatras aconsejan acudir al médico con el bebé en estos casos

  • Si la fiebre dura más de tres días.
  • Si hay dolor de oídos.
  • Si la tos no mejora al cabo de dos semanas.
  • Si tras mejorar vuelve a aparecer fiebre y empeora la tos.
  • Los pacientes de riesgo con enfermedades crónicas, los menores de 2 años y, sobre todo, menores de tres meses.

Hay otros síntomas que  requieren llevar al enfermo a Urgencias

  • La respiración se vuelve rápida o dificultosa.
  • Le cuesta despertar o comunicarse.
  • La piel se vuelve azulada o grisácea.
  • Está muy irritable y no quiere que le cojan en brazos.
  • Le salen pequeñas manchas rojas en la piel.
  • Deja de orinar, orina mucho menos de lo normal, llora sin lágrimas, tiene la boca seca o la fontanela (mollera) hundida.
  • No quiere beber ni comer nada o vomita todo lo que toma.

Cuando la gripe ha hecho acto de presencia, y no hay circunstancias especialmente preocupantes, los pediatras recomiendan pasarla en casa.

Recomendaciones para pasar la gripe

  • Descansar
  • Abrigar o desabrigar según la sensación de frío o calor que tenga el niño.
  • Ofrecer líquidos
  • Evitar humo de tabaco.
  • Administrar paracetamol o ibuprofeno, sin alternarlos, para aliviar el dolor y la fiebre. En Asturias los pediatras suelen recetar Apiretal (paracetamol).
  • No usar antibióticos.
  • No dar aspirina a niños ni adolescentes.
  • Los antivirales tienen poco efecto sobre el virus y pueden tener efectos secundarios importantes. Se usan en algunos casos graves que requieren ingreso hospitalario.

No obstante, y pese a que es habitual administrar antitérmicos para bajar la fiebre, no hay que obsesionarse. En su Guía Práctica de Primeros Auxilios para Padres, los doctores Juan Casado Flores y Raquel Jiménez García aseguran: «La fiebre no es peligrosa, no produce daño al cerebro». Por eso si hay fiebre pero el niño está contento y activo, no es necesario hacer nada. «El objetivo del tratamiento de la fiebre es que el niño esté más confortable».

Cómo combatir la temperatura sin productos farmacéuticos

  • Quitar ropa.
  • Aplicar paños con agua templada en la cabeza, ingles y axilas. Cambiarlos por otros fríos cada cinco minutos.
  • Dar baños con agua tibia.
  • Ofrecer frecuentemente líquidos por la boca.

El viejo remedio de bajar la fiebre con friegas de alcohol no debe de utilizarse. Y es que el alcohol también se absorbe por vía respiratoria, con lo que puede generar en los bebés síntomas de intoxicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *