Los pediatras, desbordados

Los pediatras de Atención Primaria están desbordados en Asturias. La falta de personal les obliga a asumir habitualmente a pacientes de otros compañeros cuando se producen periodos de bajas y de vacaciones, y también si hay reducciones de jornada. El problema, que no es exclusivo de la región, perjudica de forma muy especial a las zonas rurales. El descontento es patente entre los profesionales, y en periodos de especial carga de trabajo, como durante la gripe, es tema de conversación habitual en la consulta.

El problema no es únicamente de índole económica. Y es que no existen suficientes médicos especializados en pediatría como para cubrir la demanda. En opinión de la Confederación Europea de Pediatras tienen que convocarse más plazas MIR para garantizar el relevo generacional. Junto a eso, más ofertas públicas de empleo y contratos adecuados para fidelizar al personal, sobre todo en los puestos de difícil cobertura. Algunos pediatras hacen ver que de no haberse permitido la emigración de talentos ahora no existiría esa carencia de profesionales.

Retrasar la edad de jubilación

El objetivo de la Asociación Asturiana de Pediatría de Atención Primaria es garantizar que todo niño asturiano tenga un pediatra de referencia disponible y que los recursos humanos estén distribuidos equitativamente por todo el territorio. Los informes que manejan muestran que los ingresos hospitalarios se triplican en las regiones donde no hay pediatras en Atención Primaria.

Una de las soluciones temporales que plantea la administración regional es posponer la edad de jubilación, para que los pediatras estén activos durante más años. Pero muchos facultativos no ven la idea con buenos ojos. Otra opción, que es la que se utiliza en otras comunidades autónomas, es cubrir las plazas de Pediatría con médicos generalistas, no especializados en la primera etapa de la vida.

Otras especialidades

No deja de ser curioso que ni siquiera en una región donde la pirámide demográfica está en números rojos haya suficientes pediatras para atender a la población infantil. Otras especialidades tienen el mismo problema de falta de efectivos, y en los próximos años el problema se agudizará. Según los datos de la Consejería de Sanidad, un tercio de la plantilla del Sespa (más de 1.000 doctores) están en edad próxima a la jubilación.

Los recortes motivados por la crisis fueron la excusa para bajar el número de plazas MIR. Y revertir esa situación es complicada, por dos razones. Una, los cada vez menos facultativos no pueden afrontar un exceso de carga docente. Y otra, como el Ministerio de Sanidad tiene que acreditar las unidades docentes para el MIR, y también hubo recortes entre los funcionarios, el proceso es muy lento.

Resolución difícil

Por si esto fuera poco,  los datos demuestran que los MIR que se decantan por la especialidad de Pediatría no optan por trabajar en los centros de salud, sino que prefieren los hospitales, las urgencias o la sanidad privada. Y esto se debe, según los pediatras, tanto a las peores condiciones laborales en los centros de salud como a una falta de formación en atención primaria.

Traer profesionales de otros países para solucionar el déficit español no es tampoco una solución fácil. Y es que para ello es necesario homologar los títulos de los médicos extracomunitarios. Un proceso que también congela la solución del problema por su lentitud.

Campaña Confianza

Un equipo de profesionales y estudiantes del Centro de Salud La Corredoria (Oviedo) realizó el año pasado la Campaña Confianza, para involucrar a las familias. Se recogieron casi 3.000 firmas. Y entre las observaciones recogidas se vio un apoyo mayoritario de la población al modelo de Pediatría de Atención Primaria.

Actualmente, los pediatras de Atención Primaria realizan controles periódicos del bebé, desde unos días después del nacimiento y hasta que cumplen los 14 años. A estos profesionales corresponde instruir a las familias en alimentación, hábitos saludables y en cumplir con el calendario de vacunas, además de tratar la enfermedad.

Asturias, de las regiones mejor situadas

Pese a las dificultades, Asturias es de las regiones que están ala cabeza de España en atención pediátrica. En todo el país, uno de cada cuatro niños es atendido por un médico no especialista en Pediatría, según una encuesta que elaboró en 2018 la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

En esa misma encuesta se puede comprobar que Asturias es la segunda comunidad con más especialistas de esta disciplina en centros de salud: en un 98,25 por ciento. Las cinco autonomías donde hay más pediatras en centros de salud del sistema público están en el Norte: La Rioja (100%), Asturias (98,2), Cantabria (96,3), Castilla y León (91,5) y Aragón (89,8). En el otro extremo están Baleares, Castilla La Mancha, Madrid y Extremadura.

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *