La ciudad de Bruselas plantará un árbol por cada recién nacido

En Bruselas, los bebés llegan con un árbol bajo el brazo. La capital belga ha decidido poner en marcha un plan de reforestación en territorios del sur del país como iniciativa para luchar contra el cambio climático. «Baby Boom» es el nombre de este programa que busca reducir la contaminación del aire y dar un mejor futuro a esos bebés que acaban de nacer.

Los padres del recién nacido recibirán una tarjeta donde se especifica la plantación realizada. De esta forma cada niño tendrá constancia de la existencia de un árbol que lleva su nombre. La estimación es plantar 2.000 unidades al año, que es el número de bebés que nacen en la ciudad de Bruselas, y reducir el impacto del CO2 en 13 toneladas.

Otros impactos positivos que figuran en el proyecto están relacionados con el apoyo a ONG locales y con la producción de comida, en el caso de los árboles que permitan recolectar frutas y frutos. Fomenta, además, la cultura solidaria. El presupuesto de partida es de 25.000 euros. Si en Asturias el número global de nacimientos triplica el de la ciudad de Bruselas, con una regla de tres se puede deducir que un proyecto similar costaría 75.000 euros.

«We are the change»

La ciudad de Bruselas ya tiene en marcha un plan climático, bajo el lema global «We are the change». Otras medidas son fomentar espacios permeables y verdes para combatir las inundaciones y diversificar el tipo de vehículos que circulan por la ciudad, así como fomentar las energías renovables.

Además ofrecen consejos para que las familias se impliquen de forma activa en la lucha contra el cambio climático. En general se trata de fomentar el consumo local, evitar gastos innecesarios de productos y de energía y potenciar los desplazamientos a pie y en bicicleta. Si quieres echar un vistazo, aquí tienes el enlace a la página de tips.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *