La lactancia materna repunta en los nacimientos del HUCA en 2018

La lactancia materna repuntó en los nacimientos que se registraron en el Hospital Universitario Central de Asturias durante 2018. Es uno de los datos que recoge la memoria anual del área de Obstetricia, que acaba de ver la luz, y que recoge también el volumen total de partos: 2.028 bebés, la cifra más baja de la década. Siete de cada diez recién nacidos en el centro hospitalario ovetense fueron amamantados inmediatamente después del parto. Esto supone un aumento considerable respecto al año anterior: en 2017 el porcentaje fue del 61,8 frente al 70,7 de 2018. El dato más bajo recogido en la memoria es el de 2016, con un 57 por ciento.

Sin embargo este dato no se corresponde en la misma medida con el aumento de bebés con lactancia materna exclusiva al alta. El porcentaje sólo mejoró del 55,6 de 2017 al 57 por ciento de 2018. La Organización Mundial de la Salud recomienda mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé.

El contacto «piel con piel», pese a estar generalizado en todos los hospitales asturianos, sufrió un retroceso en el HUCA durante el último año. Si en el 2017 se practicó en el 60 por ciento de los casos, bajó ahora a un 66 por ciento. Esta práctica permite a los recién nacidos pasar las primeras horas de vida pegados a sus madres. Tanto en este como en el resto de criterios que permiten valorar la calidad de la asistencia al embarazo existen grandes diferencias entre los distintos hospitales asturianos.

Partos espontáneos e inducidos

La tasa de inducción del parto es una de las cifras que preocupan al departamento de Obstetricia, porque es alta y en el último año creció aún más. Así, si en 2017 la inducción se practicó en el 28 por ciento de los casos, muy por encima del estándar, en 2018 el porcentaje fue del 34 por ciento. En parte el centro hospitalario justifica esta circunstancia por el «sesgo receptor», ya que el HUCA no es un hospital más, sino que es donde se concentran los casos con patologías. El volumen más alto de inducción es por bolsas rotas. El porcentaje de partos espontáneos se redujo del 68 al 62 por ciento.

Una cifra positiva es la del porcentaje de partos eutócicos, que llega al 60 por ciento. No obstante el deseo del departamento de Obstetricia es mejorar. Un parto eutócico es aquél que se desarrolla de manera natural, de forma espontánea, sin intervención médica y con salida vaginal. Su contrario es el parto distócico, que requiere maniobras o intervenciones quirúrgicas para su finalización. La tasa de episotomías empeoró ligeramente, y subió del 14,8 por ciento de 2017 al 15,8. Sin embargo mejoró, con su reducción, la tasa de parto instrumental.

Buenas cifras de cesáreas

En cuanto al número de cesáreas, se incrementó ligeramente. Del 15 por ciento de 2017 se pasó al 16 por ciento en 2018. No obstante son cifras que se mueven en los parámetros recomendados para esta intervención.

Donde el HUCA aprueba con nota es en la tasa de cesáreas en embarazos gemelares, que se redujo mucho. Se pasó de un 70 por ciento en 2008 a un 23 por ciento diez años después. Más lento se avanza en el pinzamiento tardío del cordón umbilical, que reduce la mortalidad en menores de 37 semanas. El porcentaje de casos se mantuvo prácticamente igual que en 2017: 44 por ciento.

Entre los objetivos del centro hospitalario figura conceder el alta precoz tras el parto y reducir la estancia media de 48 a 24 horas.

 

 

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *