El móvil, enemigo de un nacimiento feliz

El uso de los móviles está tan extendido en nuestras vidas que estos aparatos se han convertido en un enemigo a combatir de las salas de partos y habitaciones de recién nacidos. La obsesión por inmortalizar en foto los primeros instantes de la vida del bebé ha llegado tan lejos que un grupo de profesionales de la sanidad ha puesto en marcha la campaña #dejaaunladoelmóvil. El objetivo es concienciar a las familias que pasen por un parto que lo mejor es olvidarse del móvil y ser conscientes de cada momento.

Al frente de la iniciativa está Rosa María Funes, pediatra especializada en neonatología en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares. Desde su privilegiada posición se dio cuenta de que la obsesión por el móvil es tal que muchos padres están más pendientes de grabar bien el nacimiento de un hijo que de vivirlo, pese a que son momentos irrepetibles.

Y además ya no se trata sólo de disfrutar de las primeras horas de vida del nuevo ser, sino también de evitar riesgos que pueden ser fatales. Tanto en el proceso del piel con piel como durante la lactancia es necesario mantener la atención para garantizar que en todo momento el bebé puede respirar correctamente y mantiene una temperatura adecuada. Detenerse a enviar mensajes, a contestar felicitaciones y a hacer fotos y vídeos es una práctica tan frívola como peligrosa. De hecho las matronas asturianas recomiendan efusivamente olvidarse del móvil para centrarse en el bebé y evitar un fatal caso de colapso neonatal.

Las primeras horas de vida no vuelven

Rosa María Funes, en declaraciones al diario ABC, afirmó que pocas cosas hay más bonitas que observar a un hijo recién nacido, un momento irrepetible en el que ocurren muchas cosas.»El recién nacido se comporta de una determinada manera muy especial. Antes de entrar en la etapa de sueño profundo, tiene una actividad muy llamativa. Estos momentos de alerta son muy bonitos de ver en directo, no a través de una cámara grabando o haciendo fotos. Además esas primeras horas, ese primer día, no vuelve, y estamos notando que entre enviar imágenes a través del WhatsApp y contestar mensajes, los padres se lo están perdiendo«.

Así que ya habrá momento para hacer fotos y presentar al nuevo ser a amigos y familiares. Porque por muchas imágenes que se tengan nunca podrán recoger la experiencia de la madre al abrazar por primera vez a su bebé, y meter un móvil es estropear ese momento. La campaña #dejaaunladoelmóvil no hace sino visibilizar un problema sobre el que ya llevaban meses advirtiendo los profesionales que acompañan los procesos perinatales.

Rosa María Funes, por cierto, no tiene declarada la guerra a las nuevas tecnologías, sólo predica la mesura. De hecho el hospital en el que trabaja tiene una cuenta en twitter,  @NacerenAlcalá, que es donde ella ha lanzado la campaña para reclamar la importancia de prestar la atención que el recién nacido se merece, sin pantallas mediante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *