Vacaciones

Viajar siempre es una buena idea, y si viajamos con bebés mejor todavía. La experiencia cambia totalmente y la emoción de las primeras veces hace que nuestro viaje se convierta en toda una aventura elijamos el destino que elijamos.

No existen límites a la hora de organizar nuestro viaje con un bebé pero si es importante tener en cuenta ciertas consideraciones previas. Por ejemplo la climatología puede ser un factor determinante, no es aconsejable escoger un destino con climas extremos (demasiado fríos o demasiado cálidos) si nuestro bebé es menor de 6 meses.

También conviene repasar los imprescindibles de la maleta, ya que es fundamental no olvidar detalles como el botiquín. Y en lo que se refiere a los medios de transporte resulta útil tener presente las ventajas e inconvenientes que los diferentes medios de transporte nos ofrecen a la hora de elegir cómo viajar. Otras consideraciones son los tipos de alojamiento y los servicios que nos ofrecen.

El primer viaje que hacemos con nuestro bebé es, sin lugar a dudas, el que más incertidumbre nos genera, por eso, en este apartado nos centraremos en las consideraciones a tener en cuenta cuando viajemos con un bebé menor de 12 meses. A partir de ahí, y una vez superada nuestra primera experiencia viajera, el resto será ¡pan comido!